Paga dos, lleva tres

Las lenguas tienen dilatados periodos de calma y también tempestades súbitas. Dámaso Alonso

Me molesta la gente hipócrita, como a muchos. Pero lo que verdaderamente me arrecha es quien, además de hipócrita, carece de personalidad. Es decir, aquella persona que hablará mal de ti si está con otra persona que profiere improperios en tu contra. Y es que no pido que defiendan mi nombre a capa y a espada, pero con que cierren la boquita me basta y me sobra.

No entiendo por qué estas personas siempre tienen algo que decir, algo malo claro está. ¿No es más fácil callar y sólo escuchar? 

Yo creo que estos ciudadanos carentes de personalidad deben sentir o creer que por seguirle la corriente al emisor, aun cuando sus opiniones (si es que las tienen) sean contrarias a las que escuchan, obtendrán una sonrisa, una llamadita para ir al cine o una invitación a una fiesta.

Claro está que estas personas (para ser más creibles) utilizan  frases dichas por el orador para crear un vínculo de complicidad y así parecer que entienden a la otra persona. Incluso llegan a decir palabras altisonantes u ofensivas, sin saber realmente qué significan o qué tanto pueden pesar.

Ah, y como si pagas dos, te llevas tres, esta clase de gente además de carecer de personalidad y ser hipócritas, son envidiosos. Por supuesto, es una envidia malsana.

Son personas que hacen comentarios negativos siempre, que buscan el chisme porque es eso lo que los mantiene vivos y que luego creen (pobrecitos) que con dejar de hablar mal por unos dias van a alcanzar el nirvana. No no no, de nada sirve alejarse cuando el cáncer se lleva dentro.

Mi febrero provocador ha estado lleno de mentiritas, acusaciones, llamaditas telefónicas con malas intenciones y chismes que me hartan. Y eso que apenas está comenzando… Hasta he llegado a pensar que el término provocador ha tomado otra acepción …. :S

Esos agentes incitadores, generadores de habladurias y rencillas me tienen agotada. Ya nada me sorprende, nada que venga de esos seres. En estos momentos, todo me pasa cual agua. Ni me interesan, ni me importa que sigan creando rumores. Si algo he aprendido es que lo importante es que hablen de ti, y no siempre tiene que ser sobre cosas buenas.

Ya ni me preocupa cómo les va en su vida diaria, si están disfrutando las fiestas o han engordado o bajado de peso. Porque eso sí, las personas mal intencionadas engordan, se ponen feas, les salen barros.

No hay sentimientos ya, bueno sólo uno, ese que no aparece en la Real Academia Española: “la cosita”. Me da cosita con ellos, porque lamentablemente son seres dependientes de cualquier cosa que camine, y eso da cosita. Así como me da cosita que terminen solos, solitos, sin amigos de quien hablar mal, porque tarde o temprano inventarán chismes hasta de su sombra.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s